Hernán Darío Gómez fue enfático al adelantar que, pase lo que pase, él no presentará su renuncia como director técnico de la Selección de Mayores. Y según ha trascendido, la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) estaría atada de manos si quiere cesar en su cargo al Bolillo.

Terminó la Copa América ‘Brasil 2019’ para la Selección Ecuatoriana y la sensación que impera en la afición es de profunda decepción. Y es que aún cuando la Tri volvió a la vida con la mano que le dio Colombia venciendo a Paraguay, fue incapaz de vencer a la Sub 23 de Japón y ahora tendrá que ver por la TV los cuartos de final.

Las críticas apuntan al entrenador, los directivos y los jugadores. Y en la rueda de prensa que brindó después del partido, Hernán Darío Gómez dejó en claro que ni siquiera piensa en renunciar. «No soy de regalar mi trabajo, si me quieren echar, échenme. Vendrá otro entrenador y va a pasar lo mismo. Están pidiendo resultados donde no se pueden dar», aseguró el Bolillo.

Pues desde Belo Horizonte, ciudad desde la que el Equipo de Todos partirá en las próximas horas de regreso a Ecuador, el periodista Andrés Muñoz Araneda filtró que hoy por hoy la directiva de la FEF no estaría en capacidad de pedirle la renuncia al Bolillo debido al alto monto que demandaría la rescisión de su contrato.

Existen versiones no oficiales que apuntan a que su cláusula de rescisión estaría valorada en USD 1,5 millones y otras versiones señalan que ascendería a USD 3 millones.

 
Tomado de: Fútbol Ecuador