El partido ante Fuerza Amarilla se dio como en la previa se anticipaba, con un equipo volcado al ataque como Barcelona, ante un sistema defensivo que agruparía casi los 11 jugadores del equipo machaleño, detrás de la pelota.

Leo Ramos pasó algunos apuros puesto que a más de que su equipo falló u penal en el inicio del encuentro, pocos minutos después le marcaron un gol, situación que lo hizo desesperar más de lo previsto.

Es por ello que el DT amarillo dispuso que en el arranque de la segunda parte, el equipo de entradas ponga 8 jugadores en la línea de la mitad de la cancha para buscar de inmediato el arco rival.

Mira la foto: