El Ecuador está pasando momentos muy complicados en los últimos días, sumidos en una convulsión social que al parecer no tiene rápido desenlace. Una de las tantas actividades afectadas es el fútbol al verse suspendidas las semifinales de la Copa Ecuador y un partido de la Liga Pro.

En vista que la situación posiblemente se mantenga tal como esta ahora, no sería descabellado decir que la próxima semana tampoco haya fútbol y eso generaría una masiva pérdida de recursos ya que hasta el momento la Liga Pro no se ha visto tan afectada ya que esto se ha dado en el marco de una Fecha FIFA, al contrario de la Copa Ecuador.

Por ejemplo, si tomamos una referencia de un promedio de 8000 personas por partido de promedio (en base a las taquillas de este año) y un precio referencial de $7 por cada uno daría un aproximado de 448 mil dólares, pero en la fecha que viene está pactado el Clásico del Astillero por lo cual el promedio tanto de boletos como el precio promedio puede subir mucho más.

Si en el Estadio Monumental llegan a haber más de 25000 boletos vendidos (aparte de socios) para este partido y un precio referencial de $15, BSC podría perder 375 mil dólares aproximadamente.

En la Copa Ecuador es mayor el perjuicio ya que se encuentran en fases de semifinales en partidos que convocan masas, de hecho, ya se han postergado los duelos entre LDU vs Emelec (ida y vuelta) y el Delfín vs BSC (solo la vuelta).

Además, si sigue el paro, los clubes tendrán muchos problemas en generar recursos y así se podría ver complicada la estabilidad salarial de los planteles y otros rubros más.

Esperemos que la situación país llegue a buen puerto para poder volver a las actividades diarias y tener de vuelta también al fútbol que tanta falta hace como deporte y motor económico.

Tomado StudioFútbol