En un partido amistoso donde actuaba el brasileño Kaká, sucede una acción inédita donde el árbitro primero le muestra la tarjeta amarilla y le pide una foto al astro brasileño.