El sábado 9 de noviembre, el Independiente del Valle se consagró campeón de la Copa Conmebol Sudamericana, frente a Colón de Santa Fe por el resultado de (3-1), en una final única disputada en el estadio «La Nueva Olla» de Asunción, en donde los «rayados del valle» marcaron un hecho histórico para el fútbol ecuatoriano.