En el 2017 Jordan Sierra explotó como uno de los juveniles más prometedores del fútbol ecuatoriano. El volante manabita fue parte de aquel histórico equipo del Delfín SC que llegó a una final nacional y fue mundialista y figura con la selección sub-20.

Varios equipos grandes como el Manchester City habían mostrado interés por el futbolista, quien al final decidió recorrer otro camino y marcharse al fútbol mexicano. Tigres lo compró, pero lo ha mandado a dos préstamos que le han servido para que el jugador pueda crecer.

Sierra ayer volvió a la selección nacional de mayores y vio minutos de la goleada de la ‘Tri’ en Portoviejo. Pero el jugador manaba quiere relanzar su carrera y por eso ha decidido que no seguirá en su actual club el Querétaro y buscará nuevos horizontes dándole un claro ‘guiño’ a Barcelona SC.

El pase del jugador le pertenece al Tigres, que podría ubicarlo en un nuevo equipo para 2020. La meta de Sierra es ser considerado por un equipo europeo, pero no descarta si le llega una propuesta desde Ecuador para jugar en Barcelona SC.

«Siempre he pintado para amarillo, es un club grande y que arrastra mucho», dijo Sierra en una entrevista a Radio Huancavila de Guayaquil.

El jugador reconoce que ir a Barcelona SC y jugar la Copa Libertadores puede ser una gran vitrina para seguir proyectando su carrera y aspirar a tener un puesto en las Eliminatorias a Qatar 2022.