El partido ante Cerro Porteño en Paraguay dejó varias cosas positivas, sobretodo apra los jugadores de Barcelona que rompieron algunos acontecimientos que nadie había logrado hace mucho tiempo.

Fidel Martínez logró ser el segundo mejor goleador ecuatoriano en el certamen, pero así mismo, Victor Mendoza entró a reemplazar a Javier Burrai y se convirtió en una de las figuras principales para que el equipo logre la victoria y la clasificación.

Mendoza consiguió detener seis remates en el partido, siento el máximo de atajadas por un arquero que ingresó al cambio y mantuvo su arco en cero; algo que nadie lo había hecho desde el 2013.