Es muy recordada la primera final del 2014 ante Emelec, sobretodo el gol del empate de Ismael Blanco que le daba la posibilidad de pelear aún por título a Barcelona.

Para Antonio Noboa, presidente en ese año, el gol de Blanco fue un golpe anímico durísimo para los azules (3:09), psicológicamente para ellos era una derrota, pero que se vio mermada por todo lo que sucedió después.

Te dejamos las declaraciones del ex-presidente en Fútbol Sin Cassette: