Mucho se habla de la posibilidad de jugar la Copa Libertadores en una sola sede, al estilo Copa del Mundo, por lo que el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, ha ofrecido su ciudad como sede para jugar el torneo una vez que se reinicie toda la actividad deportiva.

Así lo informó el portal web goal.com:

Alcalde de Medellín ofrece logística y seguridad a Conmebol para terminar la Copa Libertadores

Ante la crisis del coronavirus, el dirigente de la capital antioqueña asegura poder alojar el evento con todas las garantías.

La emergencia sanitaria a causa de la expansión del coronavirus ha motivado el aplazamiento de las principales competiciones continentales, como la  Eurocopa   y la Copa América y la suspensión de la gran mayoría de las ligas del planeta, incluyendo las competencias continentales de clubes como la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana.

En una iniciativa para que la Libertadores pueda seguirse desarrollando y llegar a feliz término, el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, ha puesto toda la logística e infraestructura de la capital antioqueña al servicio de la Conmebol, para poder llevar a cabo los playoffs y la final de la competición más importante del continente.

“Yo soy uno de los grandes promotores de esa iniciativa, hemos propuesto a Medellín como una oportunidad de que esto ocurra aquí. Es una ciudad que se ha caracterizado por el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad”, dijo Quintero a los medios de comunicación.

Desde la Alcaldía de Medellín también se hizo llegar un protocolo, que hace parte de una propuesta junto a un grupo de empresarios y el sector hotelero, con la que espera ser una de las sedes para que se continúe la Liga Betplay a puerta cerrada.

Además del Atanasio Girardot, se pondrían al servicio, tanto de Conmebol, como de Dimayor, los escenarios deportivos de Envigado, Rionegro e Itagüí, municipios aledaños a la capital y en capacidad de recibir el regreso del fútbol.

Va le la pena recordar que el departamento de Antioquia ha sido uno de los que mejor manejo ha dado a la pandemia, registrando un bajo número de casos de COVID-19 desde hace ya varios días y con una tasa de mortalidad que ofrece esperanza al resto del continente.