Aún se recuerda el polémico partido entre Liga de Quito y Barcelona en el año 2002, cuando Byron Moreno extendió el partido hasta cuando los ‘albos’ anotaron el gol de la victoria.

Según cuenta Franklin Salas en Fútbol Sin Cassette, todos los jugadores habían escuchado un silbatazo que parecía el final del partido, sin embargo el gol valió y acabó el partido, algo insólito.