Muy recordado el final de la temporada 2002 entre Barcelona SC Liga de Quito que se jugó en el Estadio Casa Blanca, en donde el ídolo mereció llevarse el título.

Según Franklin Salas en Fútbol Sin Cassette, ese año, si hubiese existido el VAR, los toreros eran campeones, por un gol mal anulado, pero eso les benefició a ellos.