Isidro Romero Carbo, presidente vitalicio de Barcelona SC, conversó con Radio Caravana sobre la situación del club amarillo y su reciente déficit tras la auditoría realizada el año pasado.

«No logro entender cuándo Barcelona cayó en manos de mentirosos, de falsos», comenzó el ex presidente canario.

«¿Dónde está el dinero? ¿Qué ha pasado? Esto es una barbaridad. No puede haber perdón ni olvido con los malos manejos (financieros) en Barcelona», agregó el exdirectivo.

Después, manifestó: «Yo, como expresidente del club, que escribí una historia de dignidad, no voy a permitir que una caterva de rateros se hayan llevado el dinero de Barcelona. Consideramos que era nuestra responsabilidad dar a conocer a toda la afición cuál es la verdadera deuda. Preguntábamos a los presidentes de turno y nunca encontrábamos una verdad».

Además, criticó el manejo de José Francisco Cevallos en su etapa como presidente del club y cuestionó su gestión económica: «La deuda no era lo que decía Cevallos, que de $35 millones bajaba a $29,5 millones. El resultado de la auditoría nos habla de $51,6 millones. ¿Qué pasa? Es una falta de seriedad. Cevallos toma el equipo con una deuda de ‘$35 millones’. Con todo el dinero que ingresaba en el club, no hay fórmula que entienda sus matemáticas».

Razonando su indignación ante la situación actual de Barcelona, explicó: «Yo me indigno, porque cuando manejé Barcelona lo hice con muchísimo cuidado, sin endeudar en un solo dólar a Barcelona; me endeudaba yo, endeudaba a la compañía, pero nunca Barcelona. Y manejábamos la administración correctamente, con ingresos más altos que egresos. Cuando hubo algún déficit, lo cubríamos nosotros, pero se han dedicado a endeudar y endeudar. Yo me pregunto dónde está ese dinero».

Por último, se refirió a los periodos de Eduardo Maruri, Alfonso Harb, y Antonio Noboa, al mandato del ídolo del Ecuador: «Cuando se inicia la debacle, recuerdo que estaba Maruri. Dejó endeudado al club con $10 millones, una cifra nunca antes vista. Cuando entregué Barcelona, lo dejé sin deuda. Maruri quería proyectar el equipo a la luna y lo dejó endeudado».

«Luego apareció ‘Pocho’ (Alfonso) Harb (presidente un semestre tras la renuncia de Maruri en diciembre de 2010) y aumenta la deuda en $5 millones. Luego llega (Antonio) Noboa (2011-215) que de $20 millones endeuda a Barcelona en $35 millones», lamentó.