En la Conmebol anteponen la lucha contra el coronavirus por encima del regreso del fútbol. Incluso, respetan los tiempos de cada país. Pero saben que habrá un día en el que la pelota vuelva a rodar en el el continente y quieren estar preparados para ello. Su meta: que la Libertadores y la Sudamericana se retomen en septiembre.

«Así como escuchamos a los médicos y a los preparadores físicos para armar el mejor protocolo sanitario, también presentamos protocolos de viajes. Entendemos que si los planteles viajan por Sudamérica de manera privada, sumado a medidas de prevención en la llegada, el alojamiento y los entrenamientos, será más fácil de controlar», le explicó Gonzalo Belloso, director adjunto de la Conmebol, a Olé.

El ex delantero lideró la charla virtual que se hizo el martes entre preparadores físicos y médicos de todo el continente. «Hablaron de distintos pasos para volver a los entrenamientos. Y fue muy interesante el consenso que lograron en que para cumplir la exigencia física que requiere volver a competir, los jugadores van a necesitar seis semanas de trabajos para acondicionar sus cuerpos, luego de estar tres meses parados», relató el dirigente.

Sin embargo, cuando se le pregunta por fechas, no se corre un día de lo que dice siempre: «Sabemos cómo es la situación en cada país y que hay algunos que tienen más clara la vuelta que otros. Y mucho tiene que ver en cómo los está afectando el virus. No hay que apurar ningún paso. Aunque nosotros seguimos creyendo que en septiembre se va a poder jugar en todo Sudamérica».

Para Belloso hay un orden de prioridades: «Primero debe regresar la Libertadores, porque desde ahí salen clasificados a la Sudamericana. Y si en vez de diciembre hay que terminar en enero, no habrá problema».

¿Y qué pasará con las Eliminatorias para Qatar 2022, Gonzalo? «FIFA tiene un calendario armado y ellos insisten con arrancar la clasificación en septiembre. La semana pasada estuvimos reunidos y nos rarificaron eso. Repito: nadie quiere apurar los pasos. Sería espectacular que se pueda jugar, porque eso significa que le coronavirus retrocedió».