Al ser consultado si parece descabellada la idea de contratar un nuevo jugador pese a que en Barcelona existe una deuda de 51 millones de dólares, Xavier Salem aclaró en Área Deportiva de Quito.

Para el vice-presidente financiero del club, se piensa en traer a un nuevo jugador porque en diciembre se vence el contrato de algunos jugadores, entonces deben de hacer una proyección para lo que venga en el futuro.

Así mismo dejó claro que la parte deportiva va de la mano con la financiera, y que nada que no sea aprobado por la parte financiera se hará, en caso de que venga aun nuevo jugador es debido a que se liberarán ciertos fondos y quedará una vacante.