Cuando era un joven de 17 años, fueron tres personas las que confiaron en Carlos Luis Morales para darle el impulso que necesitaba y convertirse en el mejor portero del fútbol ecuatoriano en la década de los 90.

En aquel entonces, Isidro Romero, Octavio Hernández y Vito Muñoz confiaron en la capacidad física y técnica de ‘Pestañita’ y fueron quienes estuvieron desde el principio con él.

Una vez que Morales fue electo de la provincia del Guayas, recordó todo el apoyo que estos grandes personajes le brindaron en su momento y se los devolvió con una invitación a un almuerzo en la Trattoría Riviera en Guayaquil.

A continuación las fotos de aquel día:

Imagen

Imagen