Sin duda alguna, el legado que dejó Carlos Luis Morales en Barcelona quedará guardado por el resto de la historia del club.

Con el afán de rendirle un homenaje, los jugadores esta mañana, previo a iniciar el entrenamiento, guardaron un minuto de silencio para respetar la partida del ídolo del ídolo.