Leo Ramos dialogó con Gol Sports donde reconoce que su paso por Barcelona le ha dejado una lección.

“Hemos tenido una buena relación con la mayoría donde hemos estado. He conversado con algunos de los jugadores y con gente que trabajó en el club. La verdad que nos trataron muy bien. La única reflexión que puedo hacer en ese momento, es tener un poco más la cabeza fría a la hora de tomar decisiones”.

“Durante tres o cuatro días trataron de convencernos para que no nos vayamos. Creo que más allá de la derrota con Delfín, debí haber tomado aquella decisión con un poco más de calma. Agradecido con Pancho Cevallos que nos llevo a conocer una gran institución, grandes amigos y por el gran recuerdo. Uno trató de hacer lo mejor posible”.

 “Me queda el sabor amargo de no haber llegado un poco más lejos porque íbamos por buen camino. El equipo venía jugando de buena manera antes del parate de lo que ocurrió con el gobierno. Eso nos jugó un poco en contra”.

 “Cuando nosotros nos fuimos, faltaba muy poco para clasificar. Habíamos jugado muchos partidos donde conseguimos un montón de puntos. Solo perdimos tres partidos. En el momento de tomar alguna decisión, hay que pensarlo mucho más. Durante el paro, era difícil hacerles entender a los jugadores la situación. Habíamos pensado entrenar en Samborondón en un colegio porque la mayoría vivían por ahí”.