Durante el entrenamiento del ídolo, Damián Díaz aprovechó para mandarse un verdadero golazo, una pinturita que dejó sin reacción al portero.