Gustavo Alfaro, nuevo DT de la selección nacional, aclaró a los medios de comunicación que ningún elemento está betado, pues eso preguntó cuando llegó a un acuerdo con La TRI. Además, resaltó que es un hábito que tiene en todos los clubes.

«Mire, le dije al presidente cuando charlamos. Si de pronto hay alguien que por alguna cuestión yo no deba contarlo, me dijeron que no. Todo jugador ecuatoriano puede ser citado a la selección. Y quiero que ese ecuatoriano se muera por jugar en la selección», explicó.

Luego, agregó: «Poner la mano en el escudo es lindo, son jugadores que representan a 17 millones de personas. El jugador de la selección debe ser como el hincha, fanático. Que se desespere por venir, por ser parte, por querer entrar a la cancha».

Finalmente, Alfaro puntualizó: «A la selección no se viene por plata, sino por amor, por hambre de gloria, porque la movilizan otros sentimientos».