OPINIÓN. En tan solo 18 días el fútbol ecuatoriano ha tenido que despedir a tres de sus más grandes glorias. A jugadores que tienen su nombre registrados con letras doradas en los anales del balompié ecuatoriano y latinoamericano. Primero fue Felix Lasso, luego Eduardo García y finalmente Ítalo Estupiñán. Tristes noticias que han caído como 

leer más..